Blogia
Soma

Ça commence aujourd'hui

“Hoy empieza todo” (1998) es una película ambientada en un pueblo ex minero en el norte de Francia. Es cine social, es crítica a un sistema de bienestar amenazado en Europa, es Bertrand Tavernier, es una película rodada con técnica documental, es una mezcla deliciosa de música y fotografía.
Un pueblo triste y lluvioso acoge la historia de un director de una escuela infantil llamado Daniel Lefebre (Philippe Torreton). Un personaje demasiado idealista pero indomable por las autoridades. Un utópico del siglo XXI que protagoniza desencuentros con todo tipo de autoridades, incluido un alcalde comunista que ejemplifica el problema de la izquierda y su potencial electorado. Éste le espeta a un Lefebre exaltado que todos esos ciudadanos que le piden ayuda y bendicen el comunismo, cuando pierden los beneficios se marchan llorando a un partido de ultraderecha. Una especie de subasta en busca de quién promete más.
La crítica que desgrana este personaje en cada segundo de la película no es contra la institución educativa, sino contra la indiferencia del sistema de asistencia social. Se trata de un sistema pasivo, sin dinero, despreocupado de la realidad y más interesado en informes y tecnicismos que en los problemas diarios.
El hallazgo de esta película – cuyo guión ha sido escrito por un profesor de instituto – es mostrar el enorme vacío e incomprensión entre autoridades y vida cotidiana, el desconocimiento de una realidad social no cubierta por los medios y llena de trabas burocráticas.
A pesar de todo, Tavernier niega y afirma a la vez. Por un lado, denuncia un sistema podrido e inconsciente de los problemas que no resuelve y, por otro, insiste en la posibilidad de mejorar el sistema desde dentro. Un optimismo que sirve de epílogo para un largometraje cuyo prólogo no da cabida para la esperanza.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Éscarlata -

Creo que el mensaje es un llamado de atención ante la desesperanza: la esperanza siempre es el amor. La maestra le dice al director algo así: lo único que podemos hacer es darles amor, el amor que a muchos les falta en su vida. Amar es empezar a cambiar las cosas desde adentro, además de pintar de colores el colegio, esos colores que faltan en nuestras escuelas periféricas, porque el presupuesto de los servicios educativos es proporcional al ingreso de los consumidores.

lluvia -

Me ha parecido una película estupenda, la he visto esta tarde en v.o. subtitulada, y os la recomiendo a todos.

Señor Toldo -

Tiene muy buena pinta. No había comentado antes porque Tavernier sigue siendo de momento inédito para mí. Quizás en Donosti me pueda desvirgar con su última película, Holy Lola, que pinta genial: una actriz -Juliette Binoche- traumatizada tras representar a María Magdalena en una película. Mola.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres